Palabra de experto 4 min

Muzzi Cycles lanza las primeras bicicletas de plástico reciclado

Entrevista con Juan Muzzi, fundador de Muzzi Cycles y creador de la primera bicicleta hecha con botellas de plástico recicladas.
Muzzi Cycles lanza las primeras bicicletas de plástico reciclado
Muzzi Cycles lanza las primeras bicicletas de plástico reciclado

Presentación del cuadro hecho con botellas de plástico recicladas.

Tanto su carrera profesional como su vida personal son fascinantes. ¿Podría resumirlas en pocas palabras?

No exageremos, es simplemente el recorrido de una persona con sentido de sociedad, con gran curiosidad y que quiere seguir avanzando. Aunque vivo en Brasil desde 1970, nací en Uruguay, de donde tuve que huir durante la dictadura de los años 70 y 80, después de obtener el título de ingeniería mecánica en la Universidad del Trabajo del Uruguay.

Como muchas personas de mi generación, terminé en Brasil. Sabía un poco de todo, así que traté de desarrollar y vender todo tipo de objetos. Finalmente, el éxito llegó con un juguete, el Mola. Es un muelle grande y muy flexible que los niños se divierten tirando escaleras abajo. ¡Seguro que en Europa también lo tienen! Poco después, gracias a los beneficios del Mola, me interesé por los plásticos y fundé Imaplast, una firma de diseño industrial que fabrica objetos de plástico moldeado por inyección. Por otro lado, me gusta describirme como un artista, soy un pintor prolífico e incluso he tenido la suerte de celebrar algunas exposiciones de mi obra.

Entonces, ¿fue a través de Imaplast que tuvo la idea de crear una bicicleta a partir de plástico reciclado?

A decir verdad, la idea de diseñar una bicicleta al alcance de todos los bolsillos había rondado por mi cabeza durante décadas. Tuve mi primera bicicleta a los 14 años. En Uruguay, era casi un lujo. La bicicleta me dio libertad e independencia. Al trabajar con plásticos moldeados por inyección, pensé que tenía que ser posible fabricar una bicicleta con este material que posee tantas cualidades. En primer lugar, es barato, puede moldearse fácilmente, puede tintarse de cualquier color, es fácil de limpiar, ligero y resistente. Finalmente, gracias a que los plásticos son materiales flexibles, por definición, el cuadro absorbe muy bien los impactos y no requiere amortiguadores. Una auténtica panacea. A principios de los años 2000 trabajé en el diseño de un cuadro de poliamida. Luego, con el tiempo, fui consciente de la importancia de los problemas ambientales relacionados con los plásticos. Entonces, decidí fabricar el cuadro con plásticos reciclados. Elegí el PET que se utiliza en las botellas por ser un polímero muy habitual y fácil de reciclar. Soy el orgulloso propietario de la única patente en el mundo para la fabricación de un cuadro de bicicleta utilizando plásticos reciclados.

¿Ha logrado que esta bicicleta se encuentre al alcance de todos los bolsillos?

¡Lamentablemente, no! Por la sencilla razón de que una bicicleta no es solo un cuadro. Tengo que recurrir a suministradores para el resto de las piezas: ruedas, manillar, sistema de transmisión, frenos, etc. Todo esto incrementa el precio. A pesar de vender miles de bicicletas al año, todavía no es suficiente para alcanzar las economías de escala.

Éxito rotundo en Sudamérica para una bicicleta fabricada con PET reciclado.

Solo estamos presentes en Sudamérica. Nos gustaría llegar a los mercados europeo y asiático. Pero no he tirado la toalla. Desarrollar el cuadro me llevó 12 años; soy una persona perseverante y estoy convencido de que encontraré un distribuidor adecuado para venderlas en Europa. Actualmente, la bicicleta cuesta 200 $, un precio todavía excesivo para las personas con pocos recursos. Mi sueño es poder ofrecer un modelo básico de bicicleta a 50 $. No creo que sea una idea inalcanzable y he estado trabajando duro en ello dado que, a plena capacidad, podríamos producir 12 000 bicicletas al año, lo que nos proporcionaría un considerable poder de negociación con nuestros proveedores.

¿Cuál es su fuente de PET reciclado?

Lo compro a las empresas de reciclaje en forma de pellets. No participo activamente en la recogida. Sin embargo, en ocasiones dedico mi tiempo a proyectos benéficos a través de varias ONG que recogen plásticos usados. Las botellas usadas deben verse como un recurso en lugar de como un residuo. La economía circular tiene futuro. A menudo, resulta más caro incinerar un plástico como el PET que reciclarlo. Desecharlo en los vertederos no tiene sentido.

200 botellas de PET usadas son suficientes para fabricar un cuadro de bicicleta de plástico reciclado.

De botella de PET a cuadro de bicicleta hecho de PET reciclado tras un par de minutos en una máquina de moldeado por inyección. ¡Un ejemplo perfecto de economía circular!

¿Cómo se fabrican los cuadros?

Es muy sencillo. Se inyectan pellets de PET en un molde y al cabo de tres minutos sale por el otro lado un flamante cuadro de bicicleta. Todo lo que se necesita para fabricar un cuadro son 200 botellas.

A continuación, montamos las diferentes piezas (unas cien en total) y ya tenemos la bicicleta lista para vender. Somos una pyme establecida en la región de São Paulo y estoy orgulloso de poder contribuir a generar empleo local.

¿Cuáles son sus planes para el futuro? ¿Podremos ver sus bicicletas en Europa?

Como expliqué anteriormente, estamos trabajando en ello. Desde Sudamérica, solemos ver España como una puerta de entrada al mercado europeo. Además, tengo otros muchos proyectos como, por ejemplo, donar una bicicleta a cada uno de los habitantes de la Isla de Pascua. Pienso que podremos hacerlo en breve, pues hemos contactado con una ONG próxima a los habitantes de esta isla situada en medio del océano.

Indeformables e irrompibles, todos los cuadros de bicicleta de plástico reciclado de Muzzi son sometidos a pruebas de resistencia antes de salir al mercado. Arriba, un cuadro lanzado desde una altura de 20 m.

En lo que se refiere a las tecnologías, recientemente ha despertado mi interés la posibilidad de crear polímeros a partir de biomasa. Todavía no estoy seguro de lo que podría conseguirse, pero pienso que es una interesante vía para explorar. También estoy pensando en crear nuevos modelos de bicicletas como, por ejemplo, bicicletas infantiles plegables que puedan guardarse en el maletero de un coche. Finalmente, también estoy estudiando cómo fabricar otras piezas con plásticos reciclados. En el caso de la cadena, por ejemplo, se podría sustituir el metal por una correa de plástico dentada como se hace en algunos modelos de motocicleta. Nuestro principal objetivo es encontrar un polímero reciclado que sea lo bastante fuerte, porque nunca vendemos nada que no haya superado satisfactoriamente nuestra batería de pruebas de resistencia. Nuestros productos no pueden ser una fuente de problemas o incluso de accidentes para el usuario, eso queda totalmente descartado. De hecho, nuestros cuadros tienen garantía de por vida y son infinitamente reciclables.

Si te ha gustado este artículo ¡te encantará el siguiente!
  • De residuos plásticos a mobiliario urbano
    En un vistazo 1 min
    De residuos plásticos a mobiliario urbano

    Un estudio de diseño e investigación neerlandés está utilizando la impresión 3D para convertir los residuos plásticos generados por los habitantes de Ámsterdam en mobiliario urbano. «Imprimir nuest...