Palabra de experto 4 min

Sea2see: de basura marina a gafas de plástico reciclado

Entrevista con François van den Abeele, fundador y gerente de Sea2see Eyewear, una empresa que fabrica gafas de plástico reciclado a partir de basura marina.
Sea2see: de basura marina a gafas de plástico reciclado
Sea2see: de basura marina a gafas de plástico reciclado

¿Qué impulsó su compromiso con el medioambiente?

Sea2see se creó en julio de 2016, pero la idea rondaba por mi cabeza desde hacía ya algún tiempo. Me gusta el mar y he trabajado mucho en el ámbito marítimo. Llevo varios años viviendo en Barcelona (España), desde que me mudé aquí, cerca de la costa, con mi familia. Para conocer el problema más a fondo, seguí varios proyectos relacionados con la cuestión de la basura marina plástica, en especial el proyecto lanzado por Boyan Slat, el joven estudiante neerlandés que actualmente está desarrollando unas barreras flotantes diseñadas para recuperar la basura flotante de los océanos. Al saber que el sector de la moda es un agente contaminante bastante considerable, pensé que sería interesante utilizar basura marina como materia prima para comercializar productos que pudieran generar un sentimiento de pertenencia a una comunidad de consumidores preocupados por actuar por el bien del planeta.

¿Qué impulsó la creación de Sea2see?

Cada año se vierten a los océanos entre 6,5 y 8 millones de toneladas de residuos plásticos (en todo el mundo), que acaban convertidos en micropartículas y finalmente son ingeridos por la fauna marina. Los residuos encontrados en el mar van desde bolsas de plástico a equipos de pesca y envases de alimentos. En total son más de 600 las especies afectadas por el problema de la basura marina plástica. Mediante la fabricación de gafas de sol a partir de materiales reciclables recuperados de los océanos, Sea2see pretende aportar su grano de arena al «reciclaje del océano».

 

¿Quiénes fueron sus primeros socios?

Todo empezó con una empresa de microfinanciación colectiva (crowdfunding) gracias a la cual logré recaudar los fondos para la inversión inicial y empezar esta maravillosa aventura. Entonces, solicité a las autoridades locales y portuarias la autorización para colocar mis primeros contenedores de recogida en los puertos. Por otro lado, contacté con posibles empresas recicladoras. También necesitábamos sensibilizar a la comunidad de pescadores para lograr que recuperaran parte de la basura plástica y equipos de pesca tirados al mar, que representan alrededor del 15 % de la contaminación plástica marina. En total, se colocaron 22 contenedores de recogida en 22 puertos diferentes. Actualmente, estamos recogiendo una tonelada de residuos al día en España, principalmente en Cataluña. Tras un primer experimento llevado a cabo en las Baleares antes del invierno, tenemos intención de organizar operaciones de limpieza de playas en España y Francia de forma regular. Estas acciones ayudan a sensibilizar al gran público acerca de los problemas generados por los residuos.

¿La clasificación manual es especialmente importante?

Si, por este motivo hemos aunado esfuerzos con una empresa especializada en el reciclaje de plásticos que ya contaba con la infraestructura, los conocimientos técnicos y los permisos para gestionar todo tipo de plásticos. Una vez recogidos los residuos, estos se transportan en camión y se almacenan en un hangar cerca de Barcelona. Entonces, los operarios separan los diferentes tipos de residuos y eliminan los que no son reutilizables.

¿En qué consiste el proceso de transformación?

La transformación de residuos marinos no es fácil, debido a que generalmente están muy dañados. El contacto prolongado con el agua del mar hace que los plásticos pierdan muchas de sus propiedades. Tuvimos que llevar a cabo muchas pruebas de laboratorio para llegar a obtener una materia prima consistente en forma de gránulos de plástico. Mediante la adición de un agente rigidizante, hemos logrado fabricar unas monturas para gafas fiables y resistentes que cumplen todos los requisitos de la industria óptica. Actualmente, una empresa situada en el País Vasco se encarga de convertir los residuos en gránulos, para después enviarlos a Italia, donde se fabrican nuestras gafas.

 

 

¿Cómo comercializáis vuestra línea de gafas?

Nuestras monturas y gafas de sol «100 % Made in Italy» están realizadas con plásticos reciclados obtenidos utilizando un proceso de moldeo por inyección a partir de basura marina plástica. Hemos encontrado un socio industrial que se ha embarcado en esta aventura con nosotros y nos brinda la posibilidad de fabricar productos en pequeñas cantidades. Tenemos el objetivo de vender 30 000 gafas para 2018. Actualmente, nuestros productos se distribuyen exclusivamente en redes de ópticas de España, Bélgica, Países Bajos y Francia (especialmente en la zona sudoeste), donde los consumidores se han mostrado muy receptivos. También hemos entablado conversaciones con distribuidores de Alemania, Australia, Estados Unidos y Canadá. Alrededor del 10 % de nuestras ventas se realizan on line a través de nuestro sitio web.

¿Cuáles son sus ventajas competitivas?

Seis de cada diez europeos usan gafas para corregir alguna deficiencia visual. Los profesionales del sector están innovando constantemente para ofrecer a los consumidores mayores opciones de elección en cuanto a monturas, aunque no están comprometidos con el desarrollo sostenible, a excepción de una reconocida marca de moda francesa que está interesada en establecer una colaboración con nosotros. Sea2see se posiciona como una empresa europea que asume el papel de embajador y promotor de la economía circular a través de productos ecológicos, frescos, duraderos y asequibles. Nuestro objetivo es sensibilizar a los consumidores para que se conviertan en actores del cambio al comprar y llevar nuestras gafas. Los defensores de la alimentación saludable suelen decir: «Somos lo que comemos». Nosotros decimos: «¡También somos lo que llevamos!»

¿Aparte del aspecto empresarial, tiene Sea2see algún objetivo a nivel social?

Me crie en África y he viajado por países en desarrollo de todo el mundo. Uno de los objetivos de nuestra empresa es exportar nuestros productos a países de África con el fin de sensibilizar a sus habitantes y animarles a pasar también a la acción. Nos gustaría desarrollar centros de recogida en estos países, ofreciendo formación para los pescadores y estableciendo un sistema de remuneración para animarles a recoger y separar residuos.

 

¿Qué le depara el futuro a su empresa?

Desde el punto de vista social, nos gustaría establecer muchos más puntos de recogida por todo el mundo y tener un impacto más significativo en lo que se refiere a ayudar a aquellas comunidades directamente afectadas por la basura marina. Desde el punto de vista empresarial, como es lógico, nos esforzaremos en mejorar nuestras ventas mediante el refuerzo y la diversificación de nuestra red de distribución. A fin de seguir avanzando en nuestro desarrollo, invertiremos en maquinaria para poder llevar a cabo nosotros mismos parte de las operaciones de reciclaje, en lugar de contratarlas a terceros.

 

Sea2see Eyewear 2018 ©

www.sea2see.org/

Si te ha gustado este artículo ¡te encantará el siguiente!
  • Sea2see: de basura marina a gafas de plástico reciclado
    Palabra de experto 4 min
    Sea2see: de basura marina a gafas de plástico reciclado

    Entrevista con François van den Abeele, fundador y gerente de Sea2see Eyewear, una empresa que fabrica gafas de plástico reciclado a partir de basura marina....

  • De residuos plásticos a mobiliario urbano
    En un vistazo 1 min
    De residuos plásticos a mobiliario urbano

    Un estudio de diseño e investigación neerlandés está utilizando la impresión 3D para convertir los residuos plásticos generados por los habitantes de Ámsterdam en mobiliario urbano. «Imprimir nuest...

  • Fundamentos básicos sobre los plásticos
    Planeta 6 min
    Fundamentos básicos sobre los plásticos

    La gestión de los residuos, y la gestión de los residuos plásticos en especial, será un problema fundamental durante los próximos años. ¿Y si, finalmente, los polímeros, tan a menudo demonizados, fuer...