Iconos 2 min

Aerospace, un icono de la cultura pop

En 1967, en un tiempo en que los muebles se heredaban de generación en generación, se avistó en el firmamento algo absolutamente sorprendente: la primera línea de muebles inflables, denominada «Aerospace». Se convirtió al instante en un básico del diseño.
Aerospace, un icono de la cultura pop
© Art & Design Atomium Museum (ADAM) - Elie Leon
Aerospace, un icono de la cultura pop

Fue creada por Nguyen Mang Khanh, un ingeniero, diseñador y creador activo en diversos ámbitos, nacido en Hanói, y más conocido bajo el seudónimo de Quasar. Estaba ensayando la resistencia de una presa hidráulica cuando tuvo la idea de utilizar aire comprimido en lugar de mercurio, una sustancia altamente tóxica. El experimento fue concluyente y decidió aplicar los resultados en el campo del diseño a través de la creación de la línea de muebles inflables «Aerospace».

Inspirándose en la exploración espacial, un tema muy en boga en los años 60, esta colección de muebles inflables fue absolutamente revolucionaria en su momento, tanto en términos de diseño como de las técnicas que empleaba (por ejemplo, el uso de un cloruro de polivinilo coloreado); sus formas nos resultan ahora muy familiares, pero esto se debe a que ha sido copiado hasta la saciedad desde entonces.
Los artículos de la colección de muebles «Aerospace» tenían nombres que resultaban fascinantes: silla Saturno, sillón Venus, puf Satélite, butaca Neptuno, sillón Apolo, sillón Marte, etc.

Las distintas partes estaban hechas de una película de PVC flexible soldada, coloreada o transparente, altamente resistente a los rayos ultravioleta y apta para su uso tanto en el interior como en el exterior. Fueron los primeros que incorporaban tiras en la estructura inflable para sostener la estructura del asiento y evitar que el material se deformara. Además, el PVC utilizado tenía 60 micras de grosor, es decir, tres veces más que el PVC utilizado habitualmente en los muebles inflables.

Con colores vivos y brillantes como el naranja, color emblemático en esa época, el rosa o el amarillo limón... ¡estos muebles tenían que ser redondeados y blandos! En un tiempo en que la innovación era más importante que la funcionalidad, los muebles inflables fueron el punto de partida para un sinfín de experimentaciones, ideas realistas y sueños posibles. Divertidos, ligeros, modulares y móviles, ofrecían nuevas perspectivas para la decoración y el entorno vital. Esta visionaria colección se convirtió rápidamente en un icono de la cultura pop, y cosechó una excelente reputación desde el principio: fue presentada en París, en el Museo de las Artes Decorativas, en 1969, en el Museo de Arte Moderno y, en el mismo año, en la Trienal de Milán. Este reconocimiento institucional no ha menguado con el tiempo, y todavía podemos encontrar piezas de la colección del «arquitecto del aire» en los catálogos de los principales museos del mundo como, por ejemplo, el MoMA, el Centro Pompidou y el Vitra Design Museum.

Aunque se remontan a la década de los 60, los muebles inflables son más actuales que nunca, hasta el punto de que las empresas estampan sus logos sobre este tipo de muebles en los pabellones de las ferias de comercio, donde deben promocionar su imagen por encima de todo. Asociar la imagen de una empresa a un mueble inflable sigue siendo una estrategia plenamente vigente.

© Art & Design Atomium Museum (ADAM) - Elie Leon

MÁS INFORMACIÓN:
www.adamuseum.be

Si te ha gustado este artículo ¡te encantará el siguiente!